KUNM

Interview With First Latino Poet Laureate Of The US, Juan Felipe Herrera

Dec 13, 2015

Last week, US Poet Laureate Juan Felipe Herrera visited New Mexico to celebrate the 20th Anniversary of Somos Un Pueblo Unidos and participate in activities organized by the UNM Chicana and Chicano Studies Department.

Espejos de Aztlán was founded by another Latino poet, Cecilio García Camarillo (1943-2002), so we couldn´t miss the opportunity to interview Mr. Herrera.  This year, he was honored with the nation’s highest award in poetry; he was named Poet Laureate of the United States, the first Latino awarded this honor.

Mr. Juan Felipe Herrera speaks with us about how he met Espejos de Aztlán´s founder, the poet Cecilio García Camarillo, what it means to be “Half-Mexican”, the  importance of both Spanish and English mastery for our Latino community, and… the “words” he treasures from his childhood.

The Poet Laureate Consultant in Poetry to the Library of Congress (commonly known as “Poet Laureate”) serves as the national poet.  This award aims to raise awareness about writing and poetry.  University of California, Riverside Professor Juan Felipe Herrera launched the Project, “La Casa de Colores” to empower a global community to write,  inviting everyone to contribute to an epic poem using a digital platform: LA CASA DE COLORES. Be ready to write what comes from your heart!  

Listen the interview:

Transcription:

Cristina Baccin (CB):

Muchas gracias Juan Felipe Herrera por darnos esta entrevista para ESPEJOS DE AZTLÁN. Éste momento es muy significativo especialmente porque éste es un programa latino fundado por un poeta chicano, Cecilio García Camarillo, en 1979. Entonces, ¡no me lo podía perder a usted!

Juan Felipe Herrera (CB):

Muchas gracias. Es un gran honor estar aquí. Yo me acuerdo de Cecilio. Leíamos juntos poesía en 1974, en Austin, Texas, en el programa Flor y Canto que apenas había salido.

CB: En este programa  ESPEJOS DE AZTLÁN, -se puede usted imaginar la cantidad de temas que han pasado desde 1979-, el tema de la identidad es un tema clave y usted tiene este trabajo que se llama “Half-Mexican”, ¿qué significa “Half-Mexican”? What does it mean to be “Half-Mexican?

JFH: Pues “Half-Mexican” es algo que hemos tratado y luchado con ese fenómeno de ser medio mejicano en los Estados Unidos donde no tenemos nuestra cultura presentada en todo sus matices históricos en las escuelas y en la cultura en general, aquí en los Estados Unidos. Así que nos sentimos como medio… parte de la sociedad y parte en otro lugar. Nuestro ser está en cierto modo, fracturado. Y luego en Méjico, vamos a Méjico y somos parte de Méjico, reconocemos todo, ¡casi todo! Algo es muy familiar para nosotros: quizás es la cultura, ciertas tradiciones, más que nada el ambiente cultural. ¡Y la gente!, porque somos muy similares; en varias situaciones, quizás, iguales. Pero no nos sentimos integrados a la cultura porque en veces no hablamos español, en  veces lo hablamos estilo fronterizo, en veces ya no nos acordamos, no tenemos la experiencia en varias cosas como… Antes era la cosa de la quinceañera pero ahora la quinceañera ya es popular en todas las regiones de Estados Unidos. Así que nos sentíamos como Half-Mexican y half: something else.

CB: What is that “something else”?

JFH: Pues en esos años… Porque hay muchas dimensiones de lo que es Half-Mexican y la primera dimensión que estamos hablando ahorita, es simplemente no ser aceptado en ambos países: no ser aceptados totalmente en los Estados Unidos, no ser aceptados totalmente en Méjico, aunque no sé si es posible porque hemos crecido en los Estados Unidos. Ésa es la primera dimensión. La segunda dimensión, la que yo estoy hablando en este poema -quizás-, no tiene nada que ver con ser aceptado, tiene que ver con el concepto de lo que nos separa a nosotros con los demás. Las separaciones mismas. Las separaciones mismas. No el ser, pero la  separación. Ése es el concepto en ese poema. No es el ser que se siente dividido, pero hay una separación que ocurre. ¿Y cuál es esa separación? Es lo que yo pregunto, nomás. Quizás todos estamos separados de lo que está sucediendo. O estamos separados de la realidad. Ahorita hay mucha violencia. Ahorita hay mucho armamento. Lo militar, la policía. Todo eso: la violencia en general, los mecanismos de la violencia. Así que estamos fuera de algo, fuera de nosotros mismos. La sociedad se ha convertido, en ciertos modos, en una gran máquina de negocio, una gran máquina de materialismo, una gran máquina militar, una gran máquina violenta. ¿Y nosotros? Esa separación entre quiénes somos y lo que se está desarrollando como sociedad en que vivimos y quizás hemos contribuido a crear: ése es un problema, es uno de los problemas. Pero el poema también no es algo que lo vas a poder poner bajo un microscopio. Estoy hablando del “half” no del “Mexican”. Estoy hablando de esa cosa que todo el mundo dice: “half African, half American”, “Jewish-half American”, half, half, half, half, half, half… Y eso es lo que estoy yo… le estoy picando el ojo a esa cosa de “half”, no a ser Mejicano, o mujer, o latino o africano o americano, pero al “¡Half!”. Eso es a lo que le estoy dando: a ese fenómeno cultural que se llama “Half”, que se llama “dash”, que se llama “casi”, que se llama “medio”, eso es lo que estoy trabajando en ese poema.

CB: En el caso de nuestra comunidad latina, ¿qué importancia tiene el español como idioma?

JFH: ¡Total! ¡Total! Pues sin nuestro lenguaje, ¡¿qué somos?! El idioma es conciencia, es sabiduría, es historia, es expresión más que nada, humana. Los humanos tienen idiomas y los humanos surgen de sociedades y en esa sociedad se desarrolla un idioma con muchos matices y muchos colores y muchas diferentes influencias. Y si se rompe eso, o se saca o se quema o se roba o se aplasta o se entierra y se reemplaza con otro idioma, algo violento sucedió, algo violento sucedió. Y luego, no somos seres completos. Está bien ser mejicano o mejicana, latino, latina y hablar solamente inglés. Eso está bien. Pero también se puede rescatar el español o, y rescatar el idioma indígena de esa misma persona. El mejicano nomás es una persona que tiene raíces españolas -que es el español- y la religión española; también tiene raíces indígenas. Y ésa es la verdad, es simplemente la verdad. Y si quisiéramos realmente abrazar quién somos, tenemos que buscar… , tenemos que abrir todas las puertas; no las tenemos que aceptar todas pero tenemos que ser concientes de ellas. Y eso sería: idiomas, religiones, rituales, ceremonias, fiestas, comida, modo de ser, modo de vivir; español, africano, judío, indígena y también europeo y también los Estados Unidos. Así que a fines de cuentas, la identidad se quiebra en miles identidades.

CB: Usted está ahora trabajando en un proyecto que se llama “Casa de Colores” y parece que ese proyecto está tratando de orientar algo de esas inquietudes.

JFH: La Casa de Colores es un proyecto que yo desarrollé para internet, en la internet de la Biblioteca del Congreso. Y está ahí mero. Y se llama “Casa de Colores” y nomás hay que abrir la página de la Biblioteca del Congreso y ahí buscar el Departamento de Literatura; es un pasito. Luego, otro paso, cuando se abre, buscar “Casa de Colores”. Ahí me van a ver, yo los voy a saludar: “¿¡Qué tal!? ¿Cómo están? ¡Bienvenidos! Entren a la Casa de Colores”, ahí la van a ver. Nomás entren ahí poca información y entran y pueden escribir ahí un corto poema. Es un corto poema, no tiene que ser un poema. No se preocupen. Solamente unas palabras que salen de sus corazones, de su corazón. Y hay tema, cada mes. El primer tema fue “Familia”, luego “Retratos migrantes”. Se puede interpretar en cualquier modo, en cualquier estilo. Así que nomás, si quieren hablar con colores como: “azul, turquesa, amarillo, chipotle, maguey, miel, estrella, luna”, lo pueden hacer así. O si quieren hablar con rima, lo pueden hacer así. Si quieren añadir, lo pueden hacer así: “miel, uno, dos, luna, mariposa, cinco, seis, siete, dos mil ocho, vida, corazón”, ¡pum!, puede entrar. Porque ustedes son los poetas y yo no voy a decir: “¡No! ¡Eso no es un poema!”. Así la idea es que todos ustedes, en todos los Estados Unidos, en cada barrio, librería, salón, casa, familia, lugar, pueden tener sus poemas, sus voces en palabras en ese sitio de la Biblioteca del Congreso para todo el mundo. Y yo quiero abrir las puertas para nuestras voces. Ésa es mi meta. Pa´que no digan: “¡¿Para qué escribo pues nomás estoy escribiendo para nada porque no se me va a publicar?!”. Y luego: “Ni es poema porque no soy poeta”. Así que de hoy en adelante ya no hay esas preocupaciones, lo que ustedes quieran escribir, se va a aceptar. Y cuando llegue… Esa expresión la quiero promover de todos ustedes. Y luego, número two, número dos, va a salir para todos los hogares del mundo. Así que eso es lo que yo estoy buscando.

CB: Una última pregunta: Usted hace un ratito decía que los poetas son como artistas visuales con palabras. Pues, imaginémosnos que ahora tenemos un gran lienzo blanco y le voy a pedir que arroje en ese lienzo blanco, las palabras que más atesora en su corazón de la infancia.

JFH:

Verde

Canción

Madre cantando

Cielo azul

Cielo turquesa

El pasto

El pasto y los animales

La noche y la música

de la luna

Los caminos

El polvo

Lo negro

Y la luz que sale

adelante.

CB: Muchas gracias

JFH: ¡De nada!

_____________________

Listen here:  ESPEJOS DE AZTLÁN,  full interview with Professor Juan Felipe Herrera along with the testimonies of New Mexican poets, new as well as established who presented their works for him at the National Hispanic Cultural Center: 10 years old Sarita Gonzales, City of Albuquerque Poet Laureate Jessica Helen Lopez and Alfredo Quiroz (Monday Dec. 21st, 7-7:30pm MT)

Links of interest:

National Student Poets Program

Casa de Colores